Saltar al contenido
Anunnakis

La leyenda de Cutha

El rey acadio Naram-Sin (2261-2224 a.C.) es el protagonista del mito «La Leyenda de Cutha», conocida también como “Cutha Legend” o “Kutha Legend”. Es un relato ficticio sobre una invasión de las tierras acadias por parte de un ejército sobrehumano asociado a los gutianos (conocidos como los gutis), a quienes se consideraba responsables de la caída del Imperio acadio hacia 2083 a.C.

En este relato, el ejército ha sido criado y alimentado por los dioses para sus propios fines, y a Naram-Sin se le dice explícitamente que no tome las armas contra ellos. Sin embargo, desafía a los dioses, sufriendo enormes pérdidas, humillándose y pidiendo perdón donde es llevado a una relación correcta con la voluntad divina.

Mitos Mesopotámicos

Inframundo Sumerio

Inframundo Sumerio

Ereshkigal

Ereshkigal

Naram-Sin y las hordas enemigas

La leyenda de Cutha es un poema procedente de la ciudad de Cutha (actual Tell Ibrahim, Irak). Su relato fue muy famoso en la Antigua Mesopotamia, ya que se han encontrado copias en manuscritos asirios, neoasirios, babilónicos antiguos y neobabilónicos. Naram-Sin dejó una caja con la obra en un templo para que la leyeran los futuros reyes. Es un texto compuesto que se basa en siete manuscritos neoasirios y un fragmento neobabilónico. El poema dice lo siguiente:

Abre la caja de la tablilla y lee la estela
Que yo, Naram-Sin, descendiente de Sargón
inscribí y dejé a perpetuidad.
El rey de Uruk desapareció.
(5) Enmerkar desapareció.

Enmerkar, Rey de Uruk, gobernante de la tierra
[Algún período de tiempo] pasó.
[Algún período de tiempo] pasó.
Ishtar cambió su decisión.
(10) …y cabalgó.

[Enmerkar consultó a los grandes dioses
Ishtar, Llaba, Sabada, Annunitum
Shullat, Hanish, Shamash el héroe.
Convocó a los adivinos y dio órdenes.

(15) Sacrificaron los corderos, siete corderos,
siete corderos para siete adivinos
Él levantó los sagrados altares de caña.
Los adivinos hablaron así:

… cara.
(20) y como…

Sobre la tierra… que tu cadáver yazca en el suelo. ¡Los grandes dioses aún no habían terminado de hablar!
Enmerkar… Shamash trajo un juicio severo.
Su juicio, la decisión que tomó, fue que su fantasma, los fantasmas…
(25) Los fantasmas de su familia, los fantasmas de sus descendientes,

Los fantasmas de los descendientes de sus descendientes
Esto fue decretado por Shamash el héroe,
El señor de arriba y de abajo, el señor de los Anunnaki, el señor de los fantasmas
Que deben beber agua contaminada y no beber agua pura.
Aquel cuya sabiduría y armas ataron, derrotaron y mataron a esas tropas
No escribió en una estela, no dejó una para mí y
(30) no se ha hecho un nombre y no he rezado por él.

Un pueblo con cuerpo de perdiz, humanos con cara de cuervo,
Los grandes dioses los crearon.
En la tierra que los dioses crearon estaba su ciudad.
Tiamat los amamantó.
(35) Su diosa materna, Belet-ili, los embelleció.

En medio de las montañas crecieron, alcanzaron la virilidad,
Adquirieron su tamaño apropiado.
Siete reyes, hermanos, famosos por su belleza,
Sus tropas sumaban 360 000.
Anubanini, el rey, era su padre, su madre era la reina Metili.

(40) Su hermano mayor era su líder – Memanduh era su nombre.
Su segundo hermano se llamaba Medudu.
Su tercer hermano, Tapish era su nombre.
Su cuarto hermano se llamaba Tartadada.
Su quinto hermano, Baladahdah era su nombre.
(45) Su sexto hermano – Ahundanadih era su nombre.

Su séptimo hermano – Hurrakidu era su nombre.
Ellos cabalgaron en las montañas brillantes y
El soldado los agarró pero ellos golpearon sus muslos.
Al principio de su acercamiento, ellos avanzaron contra Purushanda.
(50) Purushanda fue totalmente dispersado.

Phulu fue totalmente dispersado.
Puranshu estaba totalmente disperso.
En efecto…
(54) Los poderes de Umman-manda fueron abatidos, los campamentos de Shubat-Enlil,
(55) Y en medio de Subartu, todos ellos se dispersaron.

Dispersaron a los de los mares y se acercaron a Gutium.
Dispersaron a Gutium y se acercaron a la tierra de Elam.
Dispersaron a los de Elam y llegaron a las llanuras.
Mataron a los del cruce y los arrojaron a
(60) Dilmún, Makkan, Meluhla, en medio del mar, mataron a todos los que estaban.

Diecisiete reyes, con 90 000 de sus tropas
Con ellos habían acudido en su ayuda.
Llamé a un soldado y le di órdenes.
Le entregué una daga y un alfiler.
(65) «Ataca con la daga, pincha con el alfiler.

Si sale sangre, son humanos como nosotros.
Si no sale sangre, son espíritus, demonios del inframundo,
Demonios, fantasmas al acecho, la obra de Enlil».
El soldado entregó su informe:
(70) «Ataqué con la daga,

pinché con el alfiler, y salió sangre».
Llamé a los adivinos y di órdenes.
Sacrifiqué siete corderos para los siete adivinos
Monté los sagrados altares de caña.
(75) Consulté a los grandes dioses –

Ishtar, Llaba, Zababa, Annunitum,
Shullat, Hanish, Shamash el héroe.
La llave de los grandes dioses no me permitió ir
Ni una comunicación divina en mi sueño.
Así me dije, así en verdad hablé:
(80) «¿Qué león practicó la adivinación?

¿Qué lobo consultó a un intérprete de sueños?
Déjame ir como un bandido, siguiendo el consejo de mi propio corazón.
Dejadme despreciar el consejo del dios; dejadme asumir la responsabilidad por mí mismo».
Al llegar el primer año
(85) envié 120 000 soldados y no volvió ni uno de ellos con vida.

Al llegar el segundo año
envié 90 000 soldados, y ninguno de ellos regresó con vida.
Al llegar el tercer año, envié 60 700 soldados,
y ni uno de ellos regresó con vida.
Me sentí perturbado, perplejo, ansioso, angustiado y abatido.
Así me dije, así hablé:
(90) «¿Qué he dejado como herencia de mi reinado?

Soy un rey que no ha cuidado su tierra,
y un pastor que no ha cuidado de su pueblo.
¿Cómo puedo seguir adelante? ¿Cómo puedo salvar a mi país?
El temor a los leones, la muerte, el destino, el hambre
(95) consternación, escalofríos, pérdidas, hambre,

inanición, insomnio, toda clase de calamidades descendieron sobre ellos.
Arriba, en la asamblea, el diluvio fue ideado.
Abajo, en la tierra, el diluvio llegó.
Ea, Señor de las profundidades, abrió su boca y dijo,
(100) hablando a los dioses, sus hermanos,

‘Oh grandes dioses, ¿qué habéis hecho?
Habéis hablado y yo he desencadenado un diluvio
Y para provocar lo que tú…'»
Al llegar la fiesta del Año Nuevo en el cuarto año
(105) con la oración ferviente de que Ea de los grandes dioses [escuchara]

Ofrecí los sagrados sacrificios de Año Nuevo.
Busqué los sagrados presagios.
Llamé a los adivinos y les di órdenes.
Sacrifiqué siete corderos para los siete adivinos.
(110) Monté los sagrados altares de caña.

Pregunté a los grandes dioses…
(120) Doce soldados de entre ellos huyeron de mí.

Los perseguí, me apresuré, fui más rápido.
En cuanto a esos soldados, los alcancé.
En cuanto a esos soldados, los hice volver.
Así me dije, así hablé:
(125) «Sin adivinación, no infligiré castigos».

Sacrifiqué un cordero en relación con ellos.
La llave de los grandes dioses dijo: «Perdónalos».
La resplandeciente Venus se acercó así a mí desde el cielo,
«A Naram-Sin, descendiente de Sargón:
(130) ¡Cállate! ¡No destruirás al pueblo maldito!

En el futuro, Enlil los levantará para el mal.
Esperan el corazón furioso de Enlil.
La ciudad de esos soldados será demolida.
Quemarán y asediarán las moradas.
(135) La ciudad derramará su sangre.

La tierra reducirá su reserva, la palmera datilera su rendimiento.
La ciudad de esos soldados morirá.
La ciudad luchará contra la ciudad, el hogar contra el hogar,
Padre contra hijo, hermano contra hermano,
(140) Joven contra joven, amigo contra compañero.

No hablarán con la verdad unos con otros.
Le enseñarán a la gente la falsedad y…
Matarán a esa ciudad enemiga.
En cuanto a esa ciudad, un enemigo se apoderará de ella.
(145) Por una mina de plata, una persona recibirá una vaina de cebada».

No había ningún rey poderoso en la tierra
Los traje a los grandes dioses como tributo.
No los traje para que mi mano los matara.
Quienquiera que sea, un gobernador, o un príncipe, o cualquier otro,
(150) a quien los dioses llamen para desempeñar el oficio de rey:

Te he hecho una caja de tablillas, he inscrito para ti una estela.
En Kutha, en el templo de Emeslam,
En el santuario de Nergal la dejé para ti.
Lee esta estela,
(155) ¡Y presta atención al mensaje de esta estela!

No te inquietes; ni te quedes perplejo.
No temas; no tiembles.
¡Que vuestros cimientos sean firmes!
En cuanto a ti, haz tu trabajo en el abrazo de tu esposa.
(160) Fortifica tus muros.

Llena de agua tus fosos.
Tus cofres, tu grano, tu plata, tus posesiones, tus bienes,
Reúne en tu ciudad fructífera.
Ata tus armas y apóyalas en las esquinas.
(165) ¡Controla tu audacia, cuídate!

Si se pasea por tu tierra, no salgas hacia él.
Si pierde el ganado, no te acerques a él.
Si consume la carne de tus soldados,
Si los mata y regresa…
(170) Mantienes el autocontrol, te mantienes a raya.

Contéstales así: «Señor mío.
Por su maldad, devuelve el bien.
Por su bien, devuelve regalos y más».
No te acerques a ellos.
(175) Que los sabios escribas

Lean tu estela.
Tú que has leído mi estela,
tú que has salvado a tu país.
Tú que me has bendecido, que un futuro rey
(180) te bendiga.

Naram-Sin y las hordas enemigas

El perdón

En la “Leyenda de Cutha”, el gran Naram-Sin se humilla ante los dioses y es redimido tras un trágico y costoso error. Las personas que escuchaban la historia comprendían que ellos también podían encontrar el perdón, por muy grande que fuera su pecado, y ser acogidos de nuevo en una relación correcta con los dioses.

Una de las partes que me impactan de este “mito acadio” es la figura de Enlil. En el poema del «Viaje de Nanna a Nippur» podemos ver como el dios de la luna quiere visitar a su padre a través del río en una barcaza. En el relato podemos ver como Enlil es una deidad bondadosa con su hijo Nanna.

Sin embargo, en la Leyenda de Cutha podemos ver como demonios y fantasmas son obra de Enlil, ahí lo dejo. El objetivo del poema se trata de enseñar y a la vez entretener a los pueblos de la época. Por otro lado, como bien sabes el pueblo hebreo cogió muchos de sus mitos y costumbres de Mesopotamia, dando un claro ejemplo a lo que sería “El Perdón de los Pecados”.

Mitología Sumeria

Ur-Namma

La muerte de Ur-Namma

Namzitarra

Enlil y Namzitarra

Referencias

  • Black, J. , et. al. . The Literature of Ancient Sumer. Oxford University Press, 2006.
  • Chavalas, M. W. Ancient Near East: Historical Sources in Translation. Wiley-Blackwell, 2006.
  • Jonker, G. The Topography of Remembrance. Brill Publishing, 1995.
  • King, L. W. A History of Sumer and Akkad. Franklin Classics, 2018.
  • Kriwaczek, P. Babylon: Mesopotamia and The Birth of Civilization. St. Martin’s Griffin, 2012.
  • Van De Mieroop, M. A History of the Ancient Near East, ca. 3000-323 BC. Wiley-Blackwell, 2015.