Saltar al contenido
Anunnakis

Las hazañas de Ninurta

Tiempo estimado de lectura: 21 minutos

El dios-héroe que mata a la bestia monstruosa es una figura común en la mitología mundial. En el antiguo Oriente Medio, este papel lo desempeñaba el dios Ninurta. Ninurta es el hijo de Enlil y Ninhursag y fue originalmente asociado con la agricultura y la fertilidad. También se le considera un juez que decide sobre cuestiones de leyes.  En esta historia, Ninurta debe luchar contra el Asag, un tipo de demonio o dragón que anda por la tierra fomentando la rebelión contra los dioses.

El Asag recluta guerreros de piedra para ayudarle, y nadie más que Ninurta tiene la fuerza para derrotar al Asag y a su ejército.  Además de ser un relato de hazañas heroicas y de matar dragones, esta historia también explica los orígenes de la irrigación y la agricultura como prácticas iniciadas por Ninurta tras la muerte del Asag y asigna el título de “Ninhursag”, que significa algo así como “Dama de las Colinas Salvajes”, a la diosa Ninmah.

El mito de “las hazañas de Ninurta” también explica los usos y cualidades de varios tipos de piedras. Mientras que los nombres de algunas de las piedras han sido traducidos, la identificación de la mayoría de las otras permanece incierta. La sensación del mito en la que Ninurta declara el destino de las piedras es larga y algo abstrusa; aquí ha sido expandida para una audiencia moderna.

Mitos Mesopotámicos

Ninurta y la Tortuga

Ninurta y la tortuga

Un banquete entre los Annunaki

El héroe Ninurta se sentó entre los Annunaki en el banquete que fue organizado en su honor. Todo el mundo se regocijaba, especialmente Ninurta, que bebía y bebía. incluso más que An, incluso más que Enlil, Ninurta bebía. y mientras estaban festejando, Bau, diosa de la curación, trajo ante él peticiones y Ninurta, hijo de Enlil, dio sus dictámenes sobre ellas. Como Ninurta decidió y los Annunaki festejaron, el Sharur, el poderoso mazo de batalla de Ninurta, gritó de repente, diciendo:

Oh mi maestro, oh Señor Ninurta, oh Ninurta, héroe que es el más poderoso de todos y al que nadie puede resistir, te digo que el Asag ha salido y está causando estragos en la tierra. El Asag es un guerrero, una criatura caída que no tiene padre y que creció y se alimentó a pesar de no haber amamantado nunca el pecho.

Es arrogante y ambicioso, y viene a desafiar a todos. El Asag vive en las montañas, y sus descendientes son muchos. Incluso las plantas lo cuentan como rey entre ellas. Ha llamado a las piedras a él. Ha llamado al esmeril y a la diorita, al pedernal y al alabastro, y a muchos más, y ha hecho un ejército con ellas, y con ese ejército, asalta ciudades cercanas y lejanas. Incluso los dioses de esas ciudades se inclinan ante su poderío, y ahora, el Asag se sienta en majestad y se enfrenta a la justicia, usurpando el lugar de los dioses.

La gente vive aterrorizada por el Asag, e incluso las montañas le hacen ofrendas. ¡Escucha mis palabras, oh poderoso! Escucha lo que te tengo que decir, porque te traigo las súplicas del pueblo. Te piden que vengas a ellos y los liberes de Asag, porque nadie puede oponerse a ello excepto tú, ¡oh, hijo de Enlil! Sé rápido en tu decisión, porque día a día tu poder disminuye.

Dicen que, si no les ayudas, entonces ya no serás rey sobre ellos, y el Asag en su arrogancia cree que puede tomar tu lugar. Día a día se mueve en nuevos lugares y los conquista. ¡Pronto, toda la tierra será su esclava si no actúas! Pero tú eres el toro furioso, eres el antílope veloz, y seguramente conquistarás al Asag.

Conquistaras al Asag aunque sus ejércitos sean demasiado numerosos para ser contados, aunque ningún héroe haya sido capaz de derrotar al Asag, aunque ningún arma haya sido capaz de herirlo. ¿Qué dices, oh poderoso? ¿Qué dice de la insolencia del Asag, de su conquista de ciudades que pertenecen por derecho a los dioses?

La ira del dios Ninurta

Ninurta escuchó las palabras del Sharur, y se levantó de su asiento, gritando ¡Ay! Lloro con una voz tan grande que la Tierra tembló y los cielos se estremecieron. Enlil y los otros dioses también fueron sacudidos y dejaron el E-kur. Las montañas cayeron ante el grito de Ninurta, y la Tierra se oscureció. Ninurta se enfureció en su ira contra el Asag, y los Annunaki huyeron ante su ira. Entonces Ninurta tomó su maza y su lanza y se preparó para la batalla.

Malos vientos convocó en su ayuda, vientos que trajeron una lluvia de carbones calientes que consumieron todo lo que tocaron, vientos que derribaron todos los árboles a su paso, vientos que hicieron olas sobre el río Tigris y agitaron sus sedimentos para que sus aguas se enturbiaran. Ninurta fue al muelle a tomar un barco en su camino para encontrarse con el Asag. En la orilla del río, toda la gente se acobardó ante la furia de Ninurta. Huyeron, cegados por el miedo.

Ninurta y el Sharur

Los pájaros trataron de huir, pero los vientos de Ninurta hicieron inútiles sus alas. Los peces trataron de huir, pero las tormentas de Ninurta los arrojaron a las orillas, donde yacían jadeando y ahogándose en el aire. El ganado y las ovejas trataron de huir, pero el fuego de la ira de Ninurta los asó donde estaban. Ni siquiera las montañas pudieron soportar la ira de Ninurta, ya que las aguas subieron por sus orillas y arrastraron todo a su paso. Entrando a Zancadas en las tierras del Asag, Ninurta arrasó sus ciudades e hizo cautivos a sus pueblos.

Mató a los mensajeros del Asag; provocó una inundación de veneno que recorre la tierra, matando todo lo que tocaba. La furia de Ninurta se apoderó de la tierra, y nadie pudo soportar su ataque. Regocijándose en la batalla, Ninurta se volvió hacia el Sharur y le sonrió. El Sharur se alejó volando solo, bajando las montañas para Ninurta, tomando prisioneros para él, y volando alto sobre la tierra para ver lo  que podría ser visto. Aquellos que lo vieron volar le darían noticias para llevar a su amo, noticias sobre el Asag y sus ejércitos.

Las sabias palabras de Sharur

Cuando todas las noticias se habían reunido, el Sharur volvió a Ninurta y le dijo: 

Oh poderoso Ninurta, cuya fuerza nadie podría resistir, has conquistado los lugares rebeldes, y ya has matado a muchos de los guerreros del Asag. ¡Pero no vayas todavía a las montañas para encontrarte con el Asag! En verdad estas bien hecho y naciste bien, eres el más hermoso, el más grande en fuerza y todos tiemblan ante ti, ¡Pero no te encuentres con el Asag todavía! ¡No lleves a tu ejército a las montañas! ¡El tiempo no ha madurado aún, y no saldrás victorioso! 

Ninurta escuchó las sabias palabras de Sharur, pero no hizo caso. En su lugar, reunió a sus ejércitos y los llevó a las montañas. El Asag vio que se acercaba de Ninurta y se armó para la batalla. Derribó el propio cielo y lo convirtió en un garrote. El Asag se deslizó por el suelo como una serpiente, deslizándose como un perro rabioso. El Asag cayó sobre Ninurta, aullando su rabia con una voz que se escuchó en todos los rincones de la Tierra, y nadie pudo soportar el paso de esa bestia caída por toda la tierra.

Las aguas se secaron en su curso, y los árboles cayeron al suelo. Los juncos se incendiaron en la orilla del río, y el cuerpo del Asag talló grandes surcos en el suelo, dejando a la Tierra desbordante de heridas. Toda la gente huyó ante el Asag cuando el cielo se volvió rojo como la sangre y las cosechas se pudrieron en los campos. El mismo Enlil huyó y se escondió del Asag, y todos los Annunaki temblaron y suspiraron de miedo.

Enlil gritó ¿Quién está ahí para protegernos ahora que Ninurta se ha ido a la guerra? ¿Quién nos mantendrá a salvo mientras el gran héroe se ha ido? (La siguiente sección es fragmentada, pero aparentemente, el Sharur va a hablar con Enlil sobre el Asag. Enlil hace una declaración animando a Ninurta a luchar ferozmente, y el Sharur regresa a Ninurta con su informe).

El grito de batalla

El Sharur regresa a su amo y dice:

Oh mi amo, Enlil ha hablado, y esto es lo que dice: “¡Adelante, oh poderoso Diluvio! Sal y toma el Asag. Agárralo por el hombro, empálalo con tu lanza. Llévalo cautivo y arrástralo hasta aquí, hasta el E-kur. Haz esto, y nunca te faltarán las alabanzas de todos los pueblos”. ¡Adelante, oh mi amo! dijo el Sharur. Sal y ataca al Asag, porque se ha construido una muralla. Se ha construido una fortaleza que no puede ser violada, y su deseo de deseo de destrucción nunca disminuye.

Ninurta se animó con las palabras del Sharur y de Enlil. Ninurta lanzó su grito de batalla, y el día se oscureció como si fuera de noche. El Sharur voló a los cielos, levantando un gran viento que dispersó a la gente como hojas secas. La gran maza fue a las montañas y las prendió fuego. Atravesó las filas del enemigo y aplastó sus cráneos. La poderosa lanza de Ninurta voló por el aire, y donde quiera que aterrizara, abrió una grieta en la tierra. Las grietas se llenaron de sangre, y los perros callejeros la lamieron. Las armas de Ninurta causaron una gran destrucción por toda la tierra, y el Asag lo vio, pero no se quedó consternado.

El Sharur regresó a Ninurta y dijo:

¡Todo lo que hacemos es en vano! Mi señor, no traigas la batalla al Asag, porque él es el hedor asqueroso de una herida supurante y el pus que fluye de ella. No importa lo que ordenes hacer, no obedecerá. Dondequiera que vaya, la tierra está desolada y estéril, y nadie puede capturarlo o soportar su acercamiento. El Asag ha sacado todas las aguas y sopla por las tierras como un torbellino. La gente se acordaba en sus casas, porque nadie puede oponerse al Asag. Pero Ninurta no se mantuvo al margen. Se enfrentó a las montañas y lanzó un grito de batalla, un grito de todo un ejército llamando a la muerte.

Ninurta y el Asag

Ninurta recorre el país, dando muerte a todos sus enemigos. El gran héroe se enfureció, y desde su posición en la montaña, el Asag vio la furia del héroe Ninurta. Muy pronto, Ninurta se abrió paso a través de la montaña del Asag, y el Asag se acobardó ante la furia del gran héroe que se acercaba. El Asag se dispersó como gotas de agua; fue desarraigado como la mala hierba de un campo. Ninurta voló hacia el Asag, y en su furia, aplastó al Asag como una piedra de molino aplasta el grano. Y no fue hasta que la asquerosa criatura yacía muerta a los pies de Ninurta que la rabia de Ninurta comenzó a disminuir.

El sol finalmente se puso al final de ese terrible día. Ninurta fue al río y lavó sus armas en el agua corriente. Lavó la sangre de su ropa y armadura, y lavó la sangre de su propio cuerpo. Y cuando toda había sido limpiado, se paró a horcajadas sobre el cuerpo del Asag y cantó una canción de victoria. En la calma que siguió a la batalla, los Annunaki llegaron a donde Ninurta estaba sobre el cuerpo del Asag. Los dioses vieron el cuerpo roto de ese enorme monstruo y se maravillaron de la fuerza de Ninurta.

Se postraron a los pies del héroe y le alabaron por sus actos. El Sharur también alabo a Ninurta, diciendo:

¡Nadie puede compararse a ti, oh Ninurta! ¡Nadie puede igualar tu fuerza o tu valor! ¡Mira como los dioses se postrarán a tus pies! Ninurta se dirigió a los dioses reunidos. Desde ese día en adelante, el nombre de esta criatura no será Asag. En su lugar, la llamaremos Piedra, y sus entrañas se convertirán en el inframundo.

Sequía y hambruna

Entonces Ninurta descanso de sus batallas. Fue en ese momento que la tierra comenzó a secarse. Los arroyos y pozos se secaron. El Tigris se marchitó, y el grano se esparció por el suelo. Ninurta miró a la gente en su sequía y hambruna y se apiadó de ellos. Fue a las montañas e hizo un gran montón de piedras y puso en él una compuerta. Reunió las aguas de las montañas y las dejó fluir a través de la esclusa hacia el Tigris. Las aguas se inundaron en el lecho del río y luego subieron por las orillas y en los campos.

Pronto en todas partes había suficiente agua, y la cebada creció pesada con el grano en los campos, y los árboles en los huertos crecieron pesados con la fruta. La gente se regocijó con esto. Intercambiaron sus cosechas con pueblos de otras naciones, y dieron un gran agradecimiento a Ninurta y a su padre. En ese momento, la diosa Ninmah vio lo que su hijo Ninurta había hecho en las montañas ya no eran un lugar al que pudiera ir.

De Ninmah a Ninhursag

Así que Ninmah canto:

Canto “ay” por las montañas, porque se han inclinado ante el poderío de Ninurta. Canto “ay” por las montañas, porque no pudieron soportar su fuerza, la fuerza del poderoso héroe que llevé para el dios Enlil. El hijo de Enlil no me mirara a mi, pero yo iré a él y lo miraré. Iré a él con mi lamento, y él verá mis lágrimas.

Ninurta escuchó el lamento de Ninmah, y le dijo:

Señora Ninmah, bien recuerdo que cuando me metí en los peligros de la batalla, tú siempre estuviste ahí conmigo. He aquí, que he hecho un montón de piedras aquí, y que esto se convierta en una nueva montaña, y tú serás Ninhursag, que es “Señora de la Montaña”. Y decretó que tu montaña se vuelva fecunda y un lugar de gran alegría. Producirá hierbas y pastos y fragantes cedros. Dará a luz árboles frutales llenos de fruta. En su corazón habrá oro y plata y toda clase de gemas. A sus lados, las bestias salvajes y los pájaros se multiplicaran. Y no tendrás rival allí en esa montaña, ni siquiera el dios An se acercará a tu esplendor de reina. Este es mi regalo para ti, oh gran señora. ¡Alégrate y exáltate!

Las piedras del lado del Asag

Cuando Ninurta terminó de decretar el destino de las montañas, la señora Ninhursag, la hermana mayor de Enlil, se acercó a él y le dijo:

Mi señor, tú eres el mayor héroe de todos. Has decretado el destino de las montañas, pero ¿Qué pasa con el destino de los que mataste en tu batalla con el Asag?

Y así, Ninurta se dirigió al destino de los guerreros de piedra que se habían puesto del lado de Asag. A la piedra de esmeril, el pedernal y otros que se habían vuelto contra el, Ninurta les impuso castigos. A las piedras de alabastro, diorita, hematita y otras que habían luchado en el bando de Ninurta, les dio grandes honores. Cuando todos los destinos de las piedras fueron asignados, Ninurta se abrió camino desde las montañas y a través del desierto. Cada vez que se encontraba con un pueblo o una ciudad, la gente se reunía para regocijarse por él y cantar sus alabanzas.

Siguió caminando hasta que llegó al río donde estaba amarrada su propia barcaza, y allí los barqueros se inclinaron ante él y cantaron una canción alabándole por sus acciones:

¿Quién es como Ninurta? ¿Quién tiene su fuerza o su habilidad? ¡Ningún enemigo puede enfrentarse a él! ¡Alabado sea el hijo de Enlil!

Entonces Enlil miró a Ninurta y le dio una bendición:

¡Oh Ninurta, grande es tu valor y tu fuerza! Fue sabio enviarte a encontrarte con el Asag, ya que ningún otro podría haberlo derrotado. Todas las ciudades de tu enemigo han sido reducidas a ruinas, y sus gobernantes cautivos. Como recompensa, recibirás una maza celestial y el poder de gobernar sobre todo, y además la vida eterna.

Y así fue como Ninurta mato al Asag, recogió un montón de piedras, y trajo las aguas a los campos para que produjeran grano y fruta en sus estaciones. Tan bien habían curado Ninurta la tierra que se cosecharon grandes montones de grano y se colocaron en los graneros. Ninurta entregó el grano y los graneros al cuidado de la señora Nisaba, la que hace crecer las cosas verdes en la tierra.

Mitología Sumeria

Adapa

Mito de Adapa

Enki y Ninhursag

Enki y Ninhursag

Referencias

  • Ninurta’s exploits: a cir-sud (?) to Ninurta. ETCSL translation: t.1.6.2
  • Bottéro, Jean; Kramer, Samuel Noah (2002). Ediciones AKAL (ed.). Cuando los dioses hacían de hombres (en español), pp. 354-436. ISBN 8446017628, 9788446017622.
  • Jacobsen, Thorkild (1946), «Sumerian Mythology: A Review Article», Journal of Near Eastern Studies 5 (2): 128-152, JSTOR 542374, doi:10.1086/370777.
  • Black, Jeremy A.; Cunningham, Graham; Robson, Eleanor (2006), The Literature of Ancient Sumer, Oxford University Press, p. 106, ISBN 978-0-19-929633-0.
  • Black, Jeremy; Green, Anthony (1992), Gods, Demons and Symbols of Ancient Mesopotamia: An Illustrated Dictionary, Austin, Texas: University of Texas Press, ISBN 0714117056.
  • Kramer, Samuel Noah (1961), Sumerian Mythology: A Study of Spiritual and Literary Achievement in the Third Millennium B.C.: Revised Edition, Philadelphia, Pennsylvania: University of Pennsylvania Press, ISBN 978-0-8122-1047-7.
  • Leick, Gwendolyn (1998), A Dictionary of Ancient Near Eastern Mythology, New York City, New York: Routledge, ISBN 0-415-19811-9.