Saltar al contenido
Anunnakis

El viaje de Nanna a Nippur

Nanna y su viaje a Nippur

Llegó un momento en el que el dios Nanna decidió hacer un viaje a Nippur. La ciudad de donde vivían sus padres, Enlil y Ninlil. El motivo de su marcha se debe a la intención de saludar a su madre y a su padre. Tiene en mente de visitar la encantadora ciudad de Nippur y su hermoso santuario. Una bella localidad donde las palmeras crecieron incluso antes de que existiera Dilmún.

Allí su madre Ninlil se viste con las mejores prendas de lino. Es un largo viaje por el río desde Ur, hasta Nippur. Por eso Nanna necesita una barcaza, ya que desea llevar muchos buenos regalos a su madre y a su padre. El “Dios de la Luna” encargó de todas partes los materiales para hacer su barcaza. Las cañas venían de Tummal, y la brea (sustancia viscosa de ciertas maderas) del Abzu.

Documental del viaje de Nanna | Capítulo 15

La barcaza de Nanna

Necesitaba ciprés y cedro, pino y enebro que lo cogieron de los bosques y las montañas. Cuando todas las cosas necesarias fueron ensambladas, los trabajadores comenzaron a construir la barcaza. Mientras fabricaban la embarcación, Nanna reunió todos los regalos que quería llevar a sus padres. Escogió finos toros y ovejas de sus rebaños. Recogió tortugas, pájaros y peces.

Llenó muchas cestas con huevos frescos para llevar a la casa de Enlil en Nippur. Nanna soltó los carneros de su rebaño, y seiscientas de sus ovejas dejaron finos corderos como regalo para Enlil. Soltó las cabras macho entre su rebaño, y seiscientas hembras dejaron finos cabritos como regalo para Enlil. Hizo lo mismo con sus rebaños de ganado, con toros sueltos entre las vacas, y seiscientas de ellas dieron a luz a finos terneros como regalos para Enlil.

Cuando la barcaza estaba sólida y robusta, y ya tenía Nanna todo preparado en su embarcación, se puso en marcha a lo largo del río. La barcaza partió de Ur y navegó por el río hasta llegar a la ciudad de Enegir.

Un largo viaje de Ur hasta Nippur

Ningirida de Enegir

Ningirida

La diosa Ningirida (Ningiriudu o Ninsutu) salió de su casa y presentó una ofrenda de harina. Trajo consigo una gran cuba de aceite y gritó:

¡Déjame ungirte con este fino aceite! ¡Que tengas vino y todo lo bueno en abundancia!

Ningirida

Pero la barcaza no se detuvo en Enegir. Nanna pasó remando y gritando:

¡No puedo parar! ¡Estoy destinado a Nippur!

Nanna

Sherida de Larsa

Sherida (Aya)

La barcaza partió y navegó a lo largo del río hasta Larsa. Cuando la barcaza se acercó a la ciudad, la diosa Sherida (Aya) salió de su casa y puso una ofrenda de harina. Trajo consigo una gran cuba de aceite y gritó:

¡Déjame ungirte con este fino aceite! ¡Que tengas vino y todas las cosas buenas en abundancia!

Sherida

Pero la barcaza no se detuvo en Larsa. Pasó remando y Nanna gritó:

¡No puedo parar! ¡Estoy destinado a Nippur!

Nanna

Inanna de Uruk

Inanna (Ishtar)

La barcaza partió de Larsa y navegó a lo largo del río hasta Uruk. Cuando la barcaza se acercó a la ciudad, la diosa Inanna salió de su casa y puso una ofrenda de harina. Trajo consigo una gran cuba de aceite y gritó:

¡Déjame ungirte con este fino aceite! ¡Que tengas vino y todo lo bueno en abundancia!

Inanna

Y adivina, la barcaza no se detuvo en Uruk. Nanna pasó remando y gritando:

¡No puedo parar! ¡Estoy destinado a Nippur!

Nanna

Ninunuga de Shuruppag

Ninunuga

La barcaza partió de Uruk y navegó por el río hasta Shuruppag. Cuando la barcaza se acercó a la ciudad, la diosa Ninunuga salió de su casa y presentó una ofrenda de harina y salvado. Trajo consigo una gran cuba de aceite y gritó:

¡Déjame ungirte con este fino aceite! ¡Que tengas vino y todo lo bueno en abundancia!

Ninunuga

Pero la barcaza no se detuvo en Shuruppag. Pasó remando y Nanna dijo gritando:

¡No puedo parar! ¡Estoy destinado a Nippur!

Nanna

Ninlil de Tummal

Ninlil

La barcaza partió de Shuruppag y navegó a lo largo del río hasta Tummal. Cuando la barcaza se acercó a la ciudad, la diosa Ninlil salió de su casa y puso una ofrenda de harina y salvado. Trajo consigo una gran cuba de aceite y gritó:

¡Déjame ungirte con este fino aceite! ¡Que tengas vino y todo lo bueno en abundancia!

Ninlil

Pero la barcaza no se detuvo en Tummal. Pasó remando y gritando Nanna dijo:

¡No puedo parar! ¡Estoy destinado a Nippur!

Nanna

Enlil de Nippur

Enlil y Nanna

Por fin, partió de Tummal y navegó hasta Nippur. Nanna remó la barcaza hasta el muelle que pertenecía a Enlil, y allí atracó. Llamó al portero que guardaba las puertas de Enlil y dijo:

¡Oh Kalkal! ¡Oh, portero de la casa de mi padre! ¡Ábreme la puerta! ¡Abre las puertas de la casa de mi padre! He aquí yo, Nanna, he venido con una barcaza cargada de muchos regalos. Tengo toros, ovejas y cabras. También tortugas y pequeños pájaros. Tengo peces y huevos. ¡Ábreme la puerta! Yo, Nanna, en mi viaje he traído los corderos que dejaron caer las ovejas de mi rebaño y los cabritos que dejaron caer las cabras de mi rebaño y los terneros que dejaron caer las vacas de mi rebaño. Todo esto lo regalé mientras navegaba por el Canal Surungal, y mi barcaza está llena de regalos para ser entregados a Enlil y Ninlil. ¡Abre la puerta, Kalkal! ¡Abre la puerta de la casa de mi padre!

Nanna llamando a la puerta de Enlil

Kalkal oyó el grito de Nanna, hijo de Enlil, y con gran alegría le abrió las puertas. Y allí, en la casa de Enlil, Nanna le dio sus regalos a su poderoso padre, y con gran alegría Enlil los recibió y le dijo:

¡Bienvenido, hijo mío! ¡Bienvenido de nuevo a mi casa! ¡Comamos juntos! ¡Comamos juntos de pasteles dulces y de pan y cerveza!

Enlil

Nanna y Enlil

Enlil llamó a sus sirvientes y les ordenó que trajeran pasteles para que Nanna los comiera. Ordenó a sus sirvientes que recogieran pan y cerveza del E-kur (templo sagrado de Enlil) para dárselos a Nanna para que los comiera. Nanna se comió toda la buena comida que Enlil le puso delante y se bebió toda la buena bebida, y dijo:

Oh padre mío, oh poderoso Enlil, de verdad estoy contento con esta buena comida y esta buena bebida. ¡En verdad eres el dios que lo da todo en abundancia! Ahora es el momento de volver a casa en Ur, pero primero te pido que llenes mis ríos con buenos peces. Te pido que llenes mis campos con cebada pesada en el oído. Dame cañas a lo largo de los ríos y ovejas salvajes en las colinas. Dame buenos árboles en el bosque y fruta para el jarabe y el vino en los huertos. Y dame una larga vida, porque es hora de que regrese a casa en Ur.

Nanna

Todo lo que Nanna pidió, Enlil se lo dio. Llenó los ríos con buenos peces y los campos con cebada pesada en el oído. El padre le dio al hijo cañas a lo largo de los ríos y ovejas salvajes en las colinas. Le dio a Nanna buenos árboles en el bosque y fruta para el jarabe y el vino en los huertos, y al propio Nanna le dio una larga vida. ¡Alabado sea Enlil donde se sienta en su trono, y a Ninlil, madre de Nanna!

Notas

El mito se le conoce también como Nanna-Suen, Suen o Sin. Esta leyenda recuerda mucho a las procesiones actuales donde bajan desde las ermitas hasta los pueblos. Es posible que los sumerios tuvieran esa peregrinación en barca desde Ur a Nippur. Tales mitos de viaje existen para los dioses Enki y Ninurta.

El asiriólogo Jeremy Black señala que la lista de ciudades desviadas refleja los lugares reales que uno podría haber esperado encontrar a lo largo de un viaje por el río entre Ur y Nippur en la antigüedad. Además, Black señala que el mito del viaje de Nanna refuerza la función de Nanna como un dios tanto de la fertilidad como de la agricultura, causando un aumento de sus rebaños y manadas para poder regalar las crías producidas por sus animales.

Referencias

  • Black, Jeremy et al. The Literature of Ancient Sumer. Oxford: Oxford University Press, 2004.
  • Hooke, Samuel Henry. Middle Eastern Mythology. Baltimore: Penguin Books, 1963.
  • Nanna-Suen’s journey to Nibru, ETCSL.
  • Federico Lara Peinado, Mitos Sumerios y Acadios, El Viaje de Nanna a Nippur, ISBN: 8427606931.

Los anunnakis también vieron