Saltar al contenido
Anunnakis

Enlil y Ninlil

Enlil y Ninlil

La función principal del mito de Enlil y Ninlil es explicar los orígenes de Nanna, Nergal (consorte de Ereshkigal), Ninazu, y Enbilulu, divinidades de la luna, la guerra, del inframundo, las fronteras y de los canales. En este poema podemos ver como expulsaron a Enlil, por quebrantar las normas de la asamblea de los dioses anunnaki.

Enlil era una deidad principal del panteón sumerio después de An. El E-kur era su centro de culto ubicado en la ciudad de Nippur. En cambio Ninlil, es su consorte, haciendo una referencia honorífica al nombre de su marido.

Es un relato bajo la observación de Gwendolyn Leick, una antropóloga, asirióloga y escritora austriaca. Una mujer especializada en el estudio de la Antigua Mesopotamia. Disfruta de este capítulo de la serie Anunnaki.

Documental de Enlil y Ninlil | Capítulo 14

Enlil y Ninlil: Un amor a primera vista

Una vez en la ciudad de Nippur, vivía una joven llamada Ninlil, conocida también como Sud, Milliltu, Mulliltu, Mullissu o Mylitta. En la ciudad de Nippur vivía un joven con el nombre de Enlil. Ella era muy hermosa, y él era fuerte y valiente. Ninlil residía con su madre, una anciana sabia llamada Nunbarshegunu.

No había nada que le gustara más a ella que bajar al río y pasear por sus orillas. Pero su madre no quería que su hija fuera al río, porque el joven Enlil, también le gustaba pasear por las orillas y navegar por el agua. Nunbarshegunu le dice a su hija:

Aléjate del río ¡nunca te bañes en él! Ese joven Enlil siempre está ahí. ¿Y si te ve caminando por el río sagrado o bañándote en él? ¿Y si te ve y te desea, y si se sale con la suya? ¿Qué harás entonces?

Nunbarshegunu

Ninlil no hizo caso a su madre. Todos los días, bajaba al río y caminaba por sus orillas. Un día, Enlil estaba en el río al mismo tiempo que Ninlil. Él vio lo guapa que era ella, y se quedó en trance. Se acercó a la joven y le dijo:

¡Eres tan hermosa! ¡Por favor, déjame besarte, déjame acostarme contigo! ¡No me rechaces, porque te amo!

Enlil

Pero Ninlil no dejó que el apuesto muchacho se le acercara. Ella le comentó:

Soy demasiado joven para besar a cualquier hombre y demasiado pequeña para acostarme con él. ¿Qué pasa si me pillas con un niño? ¿Qué haré entonces? Además, si mi madre y mi padre se enteraran de lo que hemos hecho, se enfadarían conmigo.

Ninlil

Nuska: un maestro constructor del E-kur

Nuska constructor del E-Kur

Es de esa forma como Ninlil se fue, y Enlil no consiguió su deseo. El joven no sabía qué hacer después, así que fue a hablar con Nuska, el Maestro Constructor del E-kur, la “Casa de los Dioses”, un templo situado en Nippur donde se veneraba a Enlil. Nuestra deidad el “Señor de los Vientos” le pregunto a Nuska:

¿Conoces a esa joven que camina a lo largo del río todos los días? Su nombre es Ninlil, y es muy hermosa. Dime, ¿tiene algún otro pretendiente? ¿Alguien la ha besado antes?

Enlil

Como respuesta, Nuska dijo:

Sube a mi barco, O Enlil, y te llevaré a ella.

Nuska

El nacimiento de un dios

Nanna “Dios de la Luna”

Nuska lo transportó río abajo, y durante todo el camino, Enlil pensó en lo maravilloso que sería besar a Ninlil y después acostarse juntos. En cuando la encontró, la besó y derramó su semilla en su vientre, y Ninlil quedó embarazada.

De esa forma fue como dio a luz a Nanna, la divinidad de la luna. 

Nanna

Entonces Enlil fue al Ki-ur (otro santuario de Nippur) porque tenía la intención de vagar por allí. Pero los dioses habían visto lo que había hecho con Ninlil, y lo arrestaron. La asamblea de los anunnaki le comentó a Enlil que por su acción, iba a ser expulsado de Nippur porque ahora era impuro.

Nergal “Señor del Inframundo”

El joven fue a las puertas para salir de la ciudad. Ninlil lo vio irse y lo siguió. Enlil sabía que ella estaba allí y no podía permitir que lo persiguiera. No quería que supiera a dónde iba. Cuando Enlil llegó a las puertas de la ciudad, fue al guardián y le dijo:

¿Ves a la hermosa Ninlil que me sigue? Si pregunta adónde he ido, debes decirle que no lo sabes.

Enlil

La joven diosa llegó a la puerta. Le preguntó a su guardián a dónde había ido Enlil. Pero el guardián no estaba allí, resulta que el joven tomó su forma y ocupó su lugar. En el estado del guardián, Enlil dijo: No lo he visto en absoluto, mi señora. No sé dónde está.

Bueno dijo Ninlil, si ese es el caso, entonces debes venir y acostarte conmigo una vez que haya tenido a mi hijo. Porque este es el hijo de Enlil, y como él es tu señor, eso me convierte en tu señora. El guardián y Ninlil estuvieron juntos y se deleitaron el uno al otro. Enlil derramó su semilla en el vientre de ella, y Ninlil quedó embarazada.

Y así fue como Ninlil dio a luz a Nergal, el dios de la guerra y del inframundo.

Nergal

Ninazu “Señor Vertedor de Agua”

Entonces Enlil fue al Id-kura, el río que fluye entre la tierra de los vivos y el inframundo, y Ninlil lo siguió. Enlil fue al hombre que vivía al lado del Id-kura y le dijo:

¿Ves a la hermosa Ninlil que me sigue? Si pregunta adónde he ido, debes decirle que no lo sabes.

Enlil

Ninlil llegó al río. Preguntó al hombre que vivía junto al río dónde había ido Enlil. Pero el hombre no estaba allí, Enlil había tomado su forma y ocupó su lugar. En el estado del hombre que vivía junto al Id-kura, Enlil dijo: No lo he visto en absoluto, mi señora. No sé dónde está.

Bueno comenta Ninlil, si ese es el caso, entonces debes venir y acostarte conmigo una vez que haya tenido a mi hijo. Porque este es el hijo de Enlil, y como él es tu señor, eso me convierte en tu señora.

El hombre que habitaba en el Id-kura y Ninlil estuvieron juntos y se deleitaron el uno con el otro. Enlil derramó su semilla en el vientre de la joven, y Ninlil quedó embarazada.

Y así fue como ella dio a luz a Ninazu, el dios que establece los límites de los campos y “Señor vertedor de agua”.

Ninazu

Enbilulu “Dios de los Canales”

Entonces Enlil dejó a Ninlil y se fue caminando a lo largo del río, y Ninlil lo siguió. Enlil fue al barquero y le dijo: ¿Ves a la hermosa Ninlil que me sigue? Si pregunta adónde he ido, debes decirle que no lo sabes. Ninlil llegó al río. Le preguntó al barquero a dónde había ido Enlil. Pero el hombre no estaba allí, Enlil había tomado su forma y ocupó su lugar.

En el estado del barquero, Enlil dijo: No lo he visto en absoluto, mi señora. No sé dónde está. Bueno comentó Ninlil, si ese es el caso, entonces debes venir y acostarte conmigo una vez que haya tenido a mi hijo. Porque este es el hijo de Enlil, y como él es tu señor, eso me convierte en tu señora.

El barquero y Ninlil estuvieron juntos y se deleitaron el uno al otro. Enlil derramó la semilla de Enbilulu en su vientre, y Ninlil quedó embarazada.

Y así fue como la joven dio a luz a Enbilulu, el dios de los canales.

Enbilulu

Referencias

Los anunnakis también vieron