Saltar al contenido

Enki y Ninhursag: mitos sobre los orígenes

Esta historia de los dioses Anunnaki es una traducción de Rafael Jiménez Zamudio y la web ETCSL. Es uno de los poemas sobre Enki y Ninhursag que muy pocos conocen en la actualidad, la civilización sumeria sorprende una vez más con una de sus historias más misteriosas.

Enki y Ninhursag historia de los dioses Anunnaki

Es el poema de mitos sobre los orígenes de Enki y Ninhursag (conocidos como Ea y Ki). La historia es sorprendente, tal vez sea porque no estamos acostumbrados a leer historias sobre incestos entre los dioses. Una de las deidades más importantes del panteón sumerio es el dios Anunnaki Enki, el creador de los seres humanos, es la deidad que crea la vida en la Tierra y nuestro protagonista de hoy.

El poema está lleno de simbolismo, el agua, la tierra y el surgir de la naturaleza con sus plantas representadas por diversas divinidades. Es el enfrentamiento de Enki y Ninhursag. El poema está conservado casi por completo, salvo algunas lagunas de complicada reconstrucción.

Una tabla Sumeria de seis columnas que procede de Nippur donde nos cuenta este poema que se sitúa en el territorio de Dilmún. Para los sumerios Dilmún o Tilmún es un paraíso donde no existe la enfermedad ni la muerte, como la famosa tierra del Edén de la Biblia.


Enki y Ninhursag: una historia llena de incestos

El poema de Enki y Ninhursag

La diosa Ninsikila (patrona del paraíso mítico de Dilmún) le pide a Enki que proporcione aguas dulces a Dilmún, pues esta tierra era un desierto inhabitable. Según el texto de arcilla encontrado en Ur lll de la época paleo-babilónica, Ninsikila no estaba conforme con el territorio que le otorgó su padre Enki, un lugar desolado y estéril.

Es entonces cuando Enki, bendice Dilmún con aguas dulces para que puedan los barcos traer oro y piedras preciosas. Se comenta que Dilmún estaba situado entre las islas bahrain-Falaka y el territorio vecino al nordeste de la península arábiga. Antes de la llegada de Enki podría decirse que Dilmún no existía, y el poema dice lo siguiente.

Antes, en Dilmún, el cuervo no graznaba
el francolín, tampoco el francolín piñoneaba
el león no realizaba su labor depredadora
ni el lobo dispersaba los corderos
ni el perro sabía agrupar a los cabritos
ni el cerdo sabía devorar las cosechas
cuando una viuda había dejado esparcida malta en el tejado
ningún pájaro del cielo picoteaba esa malta
ni la paloma se pavoneaba ante ella
tampoco el enfermo de los ojos decía: “¡Estoy enfermo de los ojos!”
ni el enfermo de la cabeza decía: “¡Me duele la cabeza!”
ni la anciana decía: “¡Soy una anciana!”
ni el anciano decía: “¡Soy un anciano!”
ninguna doncella tiraba en la ciudad las aguas con las que no se había bañado
ningún hombre, al atravesar un río, decía: “¡Está oscureciendo!”
ningún heraldo hacía su recorrido
ningún cantor gritaba un alegre elulam
ni en las inmediaciones de la ciudad entonaba un lamento.

Poema de Enki y Ninhursag en Español

dilmunki-a ugamušen gu3-gu3 nu-mu-ni-be2
darmušen-e gu3 darmušen-re nu-mu-ni-ib-be2
ur-gu-la saĝ ĝiš nu-ub-ra-ra
ur-bar-ra-ke4 sila4 nu-ub-kar-re
ur-gir15 maš2 gam-gam nu-ub-zu
šaḫ2 še gu7-gu7-e nu-ub-zu
nu-mu-un-su2 munu4 ur3-ra barag2-ga-ba
mušen-e an-na munu4-bi na-an-gu7-e
tum12mušen-e saĝ nu-mu-un-da-RU-e
igi-gig-e igi-gig-me-en nu-mu-ni-be2
saĝ-gig-e saĝ-gig-me-en nu-mu-ni-be2
um-ma-bi um-ma-me-en nu-mu-ni-be2
ab-ba-bi ab-ba-me-en nu-mu-ni-be2
ki-sikil a nu-tu5-a-ni iri-a nu-mu-ni-ib-sig10-ge
lu2 id2-da bal-e ĝi6-de3 nu-mu-ni-be2
niĝir-e zag-ga-na nu-um-niĝin2-niĝin2
nar-e e-lu-lam nu-mu-ni-be2
zag iri-ka i-lu nu-mu-ni-be2

Poema de Enki y Ninhursag en Sumerio

Enki seduce a Ninhursag (Ninhursanga, Nintur)

Enki y Ninhursanga (Nintur)

Aquí viene uno de los momentos de seducción de Enki hacia su esposa. Enki seduce a Ninhursag (Ninhursanga, Nintur) y ella acoge en su seno el semen de Enki, es entonces cuando el poema dice lo siguiente.

Él, en su soledad, tocado por la inteligencia, hacia Nintur, la madre del país
Enki, tocado por la inteligencia, hacia Nintur, la madre del país
su pene en las zanjas clava
su pene en los cañaverales introduce
hace brotar con su pene un enorme y tierno manto (de hierba)
y exclamó: “Por el pantano nadie atravesará”
Enki profirió un grito
Por el cielo él juró
“Túmbate en el pantano, túmbate en el pantano! ¡Será grandioso!”
Enki su semen destinado a Damgalnuna derramó
En el útero de Ninhursanga depositó la semilla
Ella el semen en su útero acogió, el semen de Enki.

Enki posee a Ninhursanga (Español)

dili-ni ( TAR) ĝeštug2-ge tuku-a dnin-tur5 ama kalam-ma-še3
den-ki-ke4 ĝeštug2-ge tuku-a dnin-tur5
ĝiš3-a-ni eg2-a ba-an-ši-in-dun-e
ĝiš3-a-ni gi-a gir5-gir5-e ba-an-ši-gir5-gir5-e
ĝiš3-a-ni bar-še3 maḫ-ḫe ša-ba-ra-an-zi-zi
gu3 bi2-in-de2 ambar-ra lu2 nu-mu-un-dab-be2
den-ki-ke4 gu3 bi2-in-de2
zi an-na i3-pad3
nu2-a22 ambar-ra nu2-a ambar-ra giri17-zal
den-ki-ke4 a ddam-gal-nun-na-ka-ni23 mi-ni-in-dug4
dnin-ḫur-saĝ-ĝa2-ke4 a šag4-ga ba-ni-in-ri
a šag4-ga šu ba-ni-in-ti a den-ki-ka3-ka

Enki posee a Ninhursanga (Sumerio)

Ninhursag rechaza a Enki

Enki trata de seducir una vez más a Ninhursag, pero la diosa madre lo rechaza, así que Enki se enfada y la desposa. Pero resulta que Ninhursag embarazada de Enki, da a luz a Ninnisig tras nueve días de embarazo.

Mientras la gestación de un hijo por una mujer dura un período de nueve meses, Ninhursag da a luz a Ninnisig en el plazo de nueve días. El creador de este poema puso en manifiesto la distinta naturaleza de los dioses y los hombres, convirtiendo los meses en días.

El incesto entre Enki y Ninnisig

Enki y Ninnisig

Aquí viene el primer incesto de la historia. Enki no tiene ningún reparo en copular con su hija, como Ninhursag no quiere intimar con Enki, este decide tener hijos con su hija Ninnisig. Es entonces cuando el poema dice lo siguiente.

Ninnisig en la orilla del río apareció
Enki en el marjal andaba al acecho, al acecho andaba
a Isimud, su hombre de confianza, le decía:
“¿A esta joven y hermosa niña no voy a besar?
¿A la hermosa Ninnisig no voy yo a besar?”
Isimud, su hombre de confianza, le responde:
“¡besa a esta joven y hermosa niña!
¡besa, pues, a la hermosa Ninnisig!
mi señor navegará, yo pilotaré (la nave), él navegará, yo pilotaré (la nave)”
él (Enki) puso uno de sus pies en el barco
el otro pie lo puso en tierra firme
unió a ella su pecho y la besó
Enki su semen en el útero depositó
ella el semen en su útero recibió, el semen de Enki
(Para ella) un día fue su primer mes
dos día, dos meses,
nueve días, nueve meses: Eran los meses de embarazo
[Como si] con fino aceite, con fino aceite, con aceite lubrificante (ella hubiese sido ungida)
[Ninnisig] como si con fino aceite, con fino aceite, con aceite lubrificante (ella hubiese sido ungida)
a Ninkura dio a luz.

El incesto de Enki con Ninnisig (Español)

dnin-nisig gu2 id2-da-ke4 še3-mi-ni-ib-e3?
den-ki-ke4 ambar-ra im-da-la2 e-ne im-da-la2 e-ne
sukkal-a-ni disimud4-de3 gu3 mu-na-de2-e
lu2-tur sag9-ga-e ne nu-mu-un-su-ub-be2
dnin-nisig sag9-ga-e ne nu-mu-un-su-ub-be2
sukkal-a-ni disimud4-de3 mu-na-ni-ib-gi4-gi4
lu2-tur sag9-ga-e ne nu-mu-un-su-ub-be2
dnin-nisig sag9-
lugal-ĝu10 im-dirig ga-ri im-dirig ga-ri
ĝiri3-ni 1-a ĝišma2-a bi2-in-gub
2-kam-ma bar-rim4-ma nam-mi-in-gub
gaba im-ma-an-tab ne im-ma-an-su-ub
den-ki-ke4 a šag4-ga ba-ni-in-ri
a šag4-ga šu ba-ni-in-ti a den-ki-ka3-ka
ud 1-am3 itid 1-am3
ud 2-am3 itid 2-am3
ud 9-am3 itid 9-am3 itid nam-munus-a-ka
i3 li?-[gin7 i3] li?-gin7 i3-ḫe-nun-na-gin7
[dnin-nisig i3] /li?-
dnin-[kur-ra] in-tu-ud

El incesto de Enki con Ninnisig (Sumerio)

Uttu, la hija de Enki y Ninkura

Enki, Ninkura y Uttu

Ninnisig da a luz a Ninkura después de nueve días de embarazo. La historia se vuelve a repetir y Enki, decide seducir y copular con su hija Ninkura y de esta relación nace una niña llamada Uttu. No hay que confundir a Uttu con el dios del sol Utu (Shamash).

El poema es muy parecido al de Ninnisig, pero esta vez sería con el nombre de Ninkura. La diosa madre Ninhursag, conocedora de los engaños del dios Enki, pone en guardia a la joven Uttu, tratando de impedir un nuevo incesto de Enki, y por ello le sugiere a Uttu que lo rechace.

Uttu solicita una serie de frutos a un hortelano, le pide pepinos, manzanas y racimos de uva, pero Enki se apodera del hortelano y se presenta el mismo en casa de Uttu (una mujer ya crecida). Llamó a la puerta y Uttu pregunto ¿Quién es? y Enki le dijo, soy el hortelano, vengo a traerte los pepinos, manzanas y racimos de uva que me pediste.

Uttu decide abrirle la puerta y Enki entra en su casa, la apretó contra el pecho, le acarició los muslos y vertió su semen en el útero y en los muslos de Uttu. Ninhursag que se imaginaba que Enki acabaría poseyendo a Uttu, actúa rápidamente y recoge de los muslos de Uttu el esperma de Enki.

La lucha de Ninhursag con Enki

Ninhursag introduce en la tierra ocho plantas. Enki, al verlas y tras ser
identificadas por Isimu (su hombre de confianza), se las come para determinar su naturaleza. Cuando Enki ingiere las plantas y les asigna un destino, Ninhursag decide enfrentarse a Enki, dispuesta incluso a causarle la muerte.

En realidad, Enki había privado a Ninhursag de influir en la naturaleza de las plantas. Esto convierte a Ninhursag en una divinidad encolerizada que mediante un juramento, priva a Enki de la vida. Para los sumerios los dioses también estaban expuestos a la muerte.

La desaparición de Enki conduciría a Sumer a una rápida desertización de su territorio y a la desecación de los campos por falta de agua. Pero en esta
historia aparece el mito de un zorro que está dispuesto a persuadir a Ninhursag, para que de ese modo Enki vuelva a la vida.

¿Cómo salvar la vida de Enki?

El zorro, Enlil y Ninhursag

Un zorro se ofrece a Enlil para persuadir a Ninhursag a que devuelva la vida a Enki. Si el zorro no se daba prisa tal vez sería demasiado tarde para salvar la vida a Enki. Es entonces cuando el poema dice lo siguiente.

Ninhursanga por el nombre de Enki pronunció este juramento:
“No pondré mi ojo de vida sobre él, hasta que él muera”
Ella hizo que los Anunna tomaran asiento en el polvo
Un zorro, que allí andaba, así habla a Enlil:
“Si yo te traigo a Ninhursanga, ¿Cuál será mi recompensa?”
Enlil al zorro así le responde:
“Si tú a Ninhursanga me la traes
permitiré que tú plantes dos árboles kiXkanû52, para que tu nombre sea celebrado
El zorro dio brillo a su pelo
…………. su ……………
en sus ojos puso maquillaje.
…………..
…………..
…………..
…………..
[“A Nippur me he] dirigido, pero Enlil (no me ha ayudado)
[A Ur] me he dirigido, pero Nanna (no me ha ayudado)
[A Larsam] me he dirigido, pero Utu (no me ha ayudado)
[A Uruk] me he dirigido, pero Inana (no me ha ayudado).
[A …] que es […] mi …llevaré […]
línea rota y muy fragmentaria.

Enlil y el zorro (Español)

dnin-ḫur-saĝ-ĝa2-ke4 mu den-ki nam-erim2 ba-an-kud
i-bi2 na-aĝ2-til3-la en-na ba-ug5-ge-a i-bi2 ba-ra-an-bar-re-en
da-nun-na-ke4-ne saḫar-ta im-mi-in-durunx(kU.kU)-ne-eš
ka5-a den-lil2-ra mu-na-da-ab-be2
ĝe26-e dnin-ḫur-saĝ-ĝa2 mu-e-ši-tum2-mu-un a-na-am3 niĝ2-ba-ĝu10
den-lil2-le ka5-a mu-na-ni-ib2-gi4-gi4
za-e dnin-ḫur-saĝ-ĝa2 mu-e-tum2-mu-un-nam
iri-ĝa2 2 ĝiš-gana2 ga-ri-du3 mu-zu ḫe2-pad3-de3
ka5-a su-ni 1-am3 im-ma-an-peš5-peš5
siki?-ni 1-am3 im-ma-an-bur2-bur2
igi-ni 1-am3 šembizid bi2-in-ĝar
………………
………………
………………
………………
[nibruki-še3 mu]-ĝen-ne-en den-lil2 […]
[urim2ki]-/še3\ mu-ĝen-ne-en dnanna […]
[larsamki]-še3 mu-ĝen-ne-en dutu? […]
[unugki]-še3 mu-ĝen-ne-en dinana X […]
[…] X i3-me-a zi?-ĝu10 mu-X-tum2-mu […]
X X X […]

Enlil y el zorro (Sumerio)

Nacen 8 dioses menores

No está muy claro como el zorro es capaz de convencer a Ninhursag, pero esta va en busca de Enki, lo cura y de esta manera le salva la vida. Es muy importante que leas este fragmento, porque el poema dice lo siguiente.

·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“La coronilla (ugu-dili) me duele”. Ella dio a luz a Ab-u.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Los mechones de mi cabello (siki) me duelen”. Ella dio a luz a Ninsikila.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Me duele la nariz (giri)”. Ella dio a luz a Ningiriutud.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Me duele la boca (ka)”. Ella dio a luz a Ninkasi.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Me duele la garganta (zi)”. Ella dio a luz a Un-Nazi.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Me duele el brazo (a)”. Ella dio a luz a Azimua fuera de ella.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Me duelen las costillas (ti)”. Ella dio a luz a Ninti.
·”Hermano mío, ¿qué parte de ti te duele?”
-“Me duelen los costados (zag)”. Ella dio a luz a Ensag fuera de eso.

Ninhursag y Enki (Español)

Finalmente, ante la insistencia de Enlil y la mediación del zorro, Ninhursag regresa y desactiva la maldición. Como Enki había ingerido las plantas (que eran el fruto de su propio esperma) había quedado embarazado de su propio semen sintiendo dolores de parto.

Pero al ser un personaje masculino, no podía dar a luz a sus pequeños. Por ello Ninhursag aposenta a Enki en su vulva y da a luz a ocho pequeñas divinidades, una por cada planta. Una de las frases que más me rompen la cabeza es esta, Ninti sale de la costilla de Enki ¿No te recuerda esto a nada?

Tal vez hagas memoria y si, recuerdas el fragmento bíblico en el momento en que Eva sale de la costilla de Adán. Como ves, hay demasiados paralelismos entre la biblia y la historia sumeria, como te mostré en la famosa arca de Ziusudra.

El destino de las nuevas divinidades Sumerias

Enki, Ninhursag, Ninnisig, Ninkura y Uttu

Ninhursag dijo: “Para los pequeños a quienes he dado a luz puede que no falten recompensas. Ab-u se convertirá en el rey de las hierbas, Ninsikila se convertirá en el señor de Magan, Ningiriutud se casará con Ninazu, Ninkasi será lo que satisfaga a los corazón, los Un-Nazi se casarán con Nindara, Azimua se casará con Ninjiczida, Ninti se convertirá en la dama del mes y Ensag se convertirá en el señor de Dilmún”.

Una vez decidido el destino de cada una de estas divinidades, la armonía queda al fin restablecida. El mito finaliza con una doxología de Enki. Alabado sea el padre Enki.

Quiero dar mención a que realmente no sabemos hasta qué punto hay de realidad o mitología ¿Fueron Enki y Ninhursag auténticos dioses Anunnaki de carne y hueso o tan solo los sumerios le daban forma humana a elementos de la naturaleza?

Es posible que los sumerios fueron grandes poetas, pero en sus tablillas se notan que fueron dictadas, no sabemos si por otras personas o quién sabe, por los propios dioses Anunnaki. La traducción del poema viene de Electronic Text Corpus of Sumerian Literature y de Rafael Jiménez Zamudio (Universidad Autónoma de Madrid).

Resumen
Enki y Ninhursag: mitos sobre los orígenes
Nombre del artículo
Enki y Ninhursag: mitos sobre los orígenes
Descripción
Es el poema de mitos sobre los orígenes de Enki y Ninhursag (conocidos como Ea y Ki). El poema está lleno de simbolismo, el agua, la tierra y el surgir de la naturaleza con sus plantas representadas por diversas divinidades. El enfrentamiento de Enki y Ninhursag. El poema está conservado casi por completo, salvo algunas lagunas de complicada reconstrucción.
Autor
Nombre
Jose Luis
Foto